viernes, 9 de noviembre de 2007

VeRrUgAs gEnItAlEs*



Las verrugas genitales o verrugas venéreas (condylomata acuminata) son causadas por el virus humano del papiloma (HPV).


El HPV es relacionado con los virus que causan las verrugas comunes de la piel. Usualmente, las verrugas genitales primero aparecen como una bolita dura, no dolorosa, en el área vaginal, en el pene o alrededor del ano.





¿Cómo se presentan?
Pueden ser transmitidas de una persona a otra por actividad sexual. Son más contagiosas que otras verrugas. Las verrugas genitales generalmente empiezan a aparecer de 1 a 6 meses después que se ha contraído la infección. Sin embargo, es posible estar infectado con el virus sin tener verrugas visibles.



¿Cuáles son los síntomas?
Las verrugas genitales generalmente son firmes, ásperas y de color carne o grisáceo o blanco rosado. Generalmente aparecen como elevaciones sólidas, flexibles y delgadas de la piel y se ven como "pedacitos de coliflor". Sin embargo, algunas verrugas son pequeñas y planas y pueden no advertirse fácilmente.
Puede uno no tener síntomas o solamente irritación leve ocasional, ardor, comezón, olor desagradable, dolor durante el acto sexual, hipersensibilidad al contacto, aumento de derrame vaginal o sangrado.

Con el correr del tiempo, las infecciones de verrugas en el cérvix pueden causar cáncer en algunas mujeres.



¿Cómo se diagnostican?
Las verrugas genitales en la piel se observan y reconocen fácilmente. Para ayudar a confirmar el diagnóstico, se podría tomar una muestra de piel para las pruebas de laboratorio. Generalmente, en las mujeres se hace una prueba de Papanicolau. En los hombres, se podría utilizar un endoscopio para buscar verrugas en la vejiga y la uretra.





¿Cómo se tratan las verrugas genitales?
Las verrugas genitales se contagian mediante el contacto de la piel con la piel.
Ambos participantes de la pareja deben ser tratados en el caso de uno solo estar infectado también.
  • Extirpación quirúrgica de las verrugas.

  • Eliminar las verrugas por congelación (crioterapia).

  • Vaporizar las verrugas con un rayo láser.

  • Quemar las verrugas (electrocauterio).

  • La aplicación directa de una substancia química sobre la superficie de las verrugas (no interna). El tratamiento químico entraña visitas al consultorio o clínica una o dos veces por semana durante 6 semanas. Estos tratamientos generalmente causan molestias en forma de ardor y a menudo son infructuosos. (Las verrugas vuelven el 70% de las veces). Este tratamiento no se utiliza si la mujer está embarazada o cree que puede estar embarazada.
Si las verrugas aparecen, existen agentes tópicos que pueden administrarse para eliminarlas.
No existe cura para el HPV. Una vez que el individuo está infectado, continuará siendo portador del virus indefinidamente.
Melany*